Por favor, no nos olviden: la búsqueda de los desaparecidos de Siria

Un nuevo documental escucha a aquellos que salieron de las cárceles de Assad – y su búsqueda espantosa para identificar a otros que han muerto en custodia.

Título: Syria’s Disappeared: The Case Against Assad (Reino Unido, 2017.); 52 minutos

Director: Sara Asfhar
Productores: Nicola Cutcher, Sara Asfhar

Sinopsis: Miles de hombres, mujeres y niños han desaparecido en una red de centros clandestinos de detención del gobierno de Siria. Los sobrevivientes alegan crímenes contra la humanidad. Están decididos a enjuiciar a los perpetuadores de las esferas más altas del régimen y a liberar a los que aún están detenidos. Utilizando 600.000 páginas de documentación introducida de contrabando en Europa, los abogados se están preparando para un juicio de Nuremberg. El film sigue a sobrevivientes, familias de detenidos e investigadores internacionales de crímenes de guerra mientras luchan por la justicia y desesperadamente hacen campaña para la liberación de sus seres queridos.

“Todavía recuerdo sus últimas palabras: ‘Por favor, no nos olviden’. Esto suena en mis oídos todos los días como campanas de iglesia, como una llamada diaria a la oración”

Mansour al-Omari, un activista sirio de los derechos humanos, recuerda el momento en que su nombre fue llamado por el carcelero después de pasar nueve meses detenido. Él tuvo la suerte de ser liberado, pero es perseguido por los que dejó atrás.

Las condiciones en los centros de detención del régimen sirio son infernales. Los detenidos describen que estuvieron recluidos en celdas superpobladas, sufriendo malnutrición y abusos físicos y psicológicos a diario. Miles han muerto bajo tortura, o debido a las condiciones hostiles y el abandono. Y muchos ex detenidos, los que han sido entrevistados para la película “Los desaparecido de Siria: El caso contra Assad”, guardan la culpa de los supervivientes.

Mazen Alhummada, activista de izquierda y empleado de una compañía petrolera detenido durante 18 meses, cuenta: “Cuando nos encarcelaron, nos prometimos que si uno de nosotros salía, le contaríamos al mundo lo que estaba sucediendo en el interior. Estoy decidido a exponer a este régimen, tal como acordamos. Es el deber que tengo con las personas que todavía están allí. “Mansour repitió esto: “Siempre es una cura para el dolor de mi alma, ayudar a los que todavía están desaparecidos”.

Decenas de miles de sirios están actualmente “desaparecidos en detención”, un horror oculto de la guerra civil siria que ya ha durado seis años. La detención ha sido durante mucho tiempo un instrumento de represión del Estado para silenciar y castigar a sus críticos, pero nunca antes se ha aplicado como castigo a una escala tan vasta de la población.

Desde el estallido de las protestas pacíficas en 2011 a raíz de la primavera árabe, el régimen del presidente Bashar al-Assad reprimió fuertemente a toda la oposición. Las demandas por reformas fueron resueltas con los disparos y las fuerzas de seguridad hicieron arrestos masivos, incluso de familias enteras. Con el país sumergido en una brutal guerra civil, las detenciones han continuado hasta nuestros días.

El régimen sirio se niega a revelar los nombres de los detenidos o a reconocer cuántas personas están detenidas en sus prisiones clandestinas. Para las familias y amigos de los detenidos, esta es otra forma de tortura. Buscan noticias sobre sus seres queridos desaparecidos, sin saber si están muertos o vivos.

Mazen tiene varios familiares cercanos desaparecidos en detención. “Los extraño mucho. Ellos no salen de mi mente. Miro sus fotos todos los días y me dan fuerzas para seguir adelante”.

La documentación creada por el propio régimen sirio atestigua su brutalidad. Las fotografías tomadas por la policía militar catalogan a los muertos; Miles de estas fotografías fueron sacadas de contrabando del país en 2013 por César, el seudónimo de un desertor que se encuentra bajo protección de testigos en la Unión Europea. Muestran más de 6.700 cadáveres de los que murieron bajo la custodia del régimen. Muchos de los cuerpos están demacrados y muestran signos claros de tortura, con magulladuras, quemaduras y ojos arrancados. Los cadáveres están numerados y representados con una tarjeta de registro de su centro de detención.

La Asociación Siria de Desaparecidos y Presos Políticos ha publicado fotografías de estos cadáveres en internet para permitir su identificación. Familias enteras recorren las imágenes de César en busca de sus seres queridos desaparecidos. Esta sombría búsqueda está plagada de incertidumbre; Algunas caras han sido mutiladas o alteradas por la pérdida dramática de peso. Parientes miran una y otra vez a los cuerpos sin vida tratando de reconocer a las personas que una vez conocieron.

Caesar_Torture_Photos_71706

A pesar de las dificultades, cientos de individuos pudieron ser identificados de las fotos. Para Mariam Hallak, encontrar la imagen de su hijo Ayham trajo algo de alivio. Había una etiqueta en su frente diciendo que era “cadáver 320 perteneciente al centro de detención 215”. Para Mariam, él era su hijo menor, de 25 años, un joven popular que estudiaba para un master en odontología en la Universidad de Damasco.

Ver la fotografía de Ayham fue un alivio para Mariam, pero ella todavía no tiene idea de dónde está su cuerpo. Sueña con tener una tumba para su hijo. También quiere que el presidente Assad y los jefes de las fuerzas de seguridad sean procesados por la justicia.

La ONU ha acusado al gobierno sirio del asesinato, la violación, la tortura y el exterminio de los detenidos, pero las acciones de responsabilidad por estos crímenes contra la humanidad han sido obstaculizadas. Rusia y China vetaron una resolución del Consejo de Seguridad para remitir a Siria a la corte penal internacional de la Haya.

El régimen sirio ha rechazado reiteradamente el acceso a observadores internacionales independientes para inspeccionar sus centros de detención. Amnistía y otras organizaciones de Derechos Humanos han pedido que se tomen medidas al respecto y que el régimen publique los nombres de los detenidos, su paradero y lo que ha sucedido con los cadáveres de los que han muerto.

Tenemos la evidencia -proclama Mansour. “Y una necesidad urgente de salvar a los que todavía están vivos. Es nuestro deber actuar “.


Más información sobre el tema:

Documental “Desaparecidos en Siria: Secuestro, Tortura y Asesinato” (Francia – Alemania, 2016)

Entrevista a Nora Ghazi, la abogada siria por los presos políticos y de conciencia

Las ONG de derechos humanos en Siria

The Stories behind the photos of killed detainees

Anuncios

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s