Geografía de las Fronteras

Las fronteras se dibujan en los mapas: mapas geográficos, políticos y geopolíticos. Pero también en otros aspectos de nuestra vida cotidiana: la que marca la cultura, la religión, la ideología, la universidad, el trabajo y nosotros mismos, como individuos, creamos y recreamos fronteras, a cada instante de nuestras vidas. 

file91913030729291-copia

 Una manera de reproducir fronteras es por medio de un mapa geográfico. Pero un mapa geográfico no es el territorio. En todo caso es una representación o una percepción de un territorio determinado. El mapa  ofrece solamente aquello que su autor quiere mostrar. No es más que una imagen, incompleta, parcial, incluso retocada, de la realidad. Suficiente para romper las ilusiones de esa parte de la ciudadanía que interpreta el mapa como si se tratara de un fiel reflejo de lo que sucede sobre el terreno.

 El cartógrafo pretende ser a la vez testimonio esencial y actor. Se convierte sucesivamente en observador, economista, demógrafo, geomorfólogo y por último geógrafo y… artista. Para construir sus mundos, o más bien para inventarlos, imagina y diseña: mezcla el mundo tal como lo ve con el mundo tal como quisiera que fuera.

  El uso nominal del término frontera suele utilizarse para referir a la línea que separa un Estado o país de otro. Pero también podemos pensar en usos más figurativos, y emplearlo para delimitar ámbitos más abstractos.

De la obsesión humana por delimitar el mundo

En la actualidad pensamos que el ser humano ha comenzado a desarrollar los primeros mapas incluso antes de aprender a leer y a escribir. Desde entonces numerosas naciones a lo largo y ancho del planeta han hecho uso de la cartografía como medio para interpretar, comprender, diferenciar, gestionar y dominar el territorio. Diversos tipos de mapas han visto la luz del día en diferentes culturas y tradiciones, y con ello, múltiples escalas, simbologías e interpretaciones. La cartografía China era una de las más precisas, y denotaba una precisa delimitación de sus pueblos, ciudades y regiones costeras. Pero distaba mucho de la cartografía árabe, o la perfeccionada por los polinesios, a lo largo de siglos. Los mapas de los polinesios solo existían en sus mentes, y eran legados de vital importancia, que se transmitían de generación en generación, permitiendo la navegación entre las múltiples islas del Pacífico.

A principio del siglo pasado las grandes potencias occidentales se congregaron en Europa para definir una cartografía estandarizada a nivel internacional. Todas las naciones debían ponerse de acuerdo en una única plantilla, e iniciar la medición de sus territorios.

Sin embargo gran parte del planeta estaba aún bajo dominio colonial, por lo que cada potencia se encargó de medir y delimitar las regiones bajo su dominio. Así Francia y Gran Bretaña dividieron el continente Africano, los holandeses hicieron lo mismo con el sureste asiático.

Un mapa británico, anterior a estos eventos, representaba la península arábica. Sin embargo la porción de tierra firme no estaba delimitada ni fraccionada en lineas fronterizas, sino más bien mostraba líneas que representaban las migraciones anuales de las diversas tribus nómadas que habitaban en estos confines, y que variaban con las estaciones del año.

En una conferencia en 1922 los británicos deciden dividir su protectorado en Arabia en dos Estados: Irak y Arabia Saudita, trazando ciegas lineas fronterizas a través del desierto. La demarcación de esos límites queda en manos de dos hombres: Sir Percy Cox,  cuya postura defendía el trazado de la frontera por el medio del desierto, el rey Ibn Saud, considerado fundador del reino de Arabia Saudita. Saud solicitó, en cambio, una suerte de “fronteras líquidas” y “abiertas”, argumentando que seria imposible explicarle a las tribus nómadas que de repente se les imponía una línea recta, imaginaria, que cortaba sus rutas de migración.

vladstudio_typographic_world_map_1600x1200.jpg

La idea de confeccionar una cartografía que contemplara ese grado de apertura, le pareció incomprensible y más bien infantil a los representantes británicos. Sir Percy finalmente tomó un lápiz de color rojo y trazó una linea por el medio del protectorado árabe. Desde entonces las tribus se vieron fragmentadas. Familias enteras, clanes, que a partir de ese momento comenzaron a  ser Arabes Sauditas, Irakíes o Kuwatíes. Ya no podían ser pastores, ya que dependían de las migraciones estacionarias para mantener sus rebaños. La región sintió no solo los efectos económicos de dicha decisión, sino que también desaparecieron redes centenarias de comunicación, solidaridad, confianza y de hospitalidad entre los clanes.

Así surge una cartografía definida como herramienta de un poder, que consiguió eliminar modos de vida con miles de años de tradición. El trazado de los límites de ese mapa trajo consigo consecuencias con las cuales debemos lidiar aún en el presente.

 Según cálculos del geógrafo francés Michel Foucher los británicos son responsables del 21% de las fronteras políticas del mundo, los franceses del 17%, los portugueses del 4,5%, los españoles del 4% y los alemanes de otro  4%.

Entrando un poco más en el concepto 

¿Qué es la frontera? ¿Qué entendemos por frontera? ¿Son solo las líneas que vemos en los mapas, los ríos que separan a dos países, o se esconde mucho más detrás de ese concepto?

 La conducta innata de delimitar un territorio y ejercer poder sobre los recursos que en él se encuentran, no es propia del ser humano; también se da – y podemos observarlos a diario – en todas las facetas de la vida. Tanto los demás animales, los insectos como las plantas delimitan su espacio de vida.  Desde los territorios familiares o clanes, hasta el de las naciones y los grandes imperios, los trazados de fronteras siempre han dibujado en todas partes líneas de separación; a veces tomando como referencia los fenómenos geográficos físico lineales (cursos de agua, cadenas montañosas, riberas, etc..) y otras veces apoyándose en la expresión de fenómenos humanos como la lengua, la religión o las líneas del frente de batalla. Otras veces, como hemos visto, se idearon fronteras trazando líneas imaginarias, que ignoran tanto a los seres humanos como a la topografía.

 La humanización del planeta ha venido acompañada desde siempre por el trazado de un universo de fronteras, y la historia de la humanidad es la historia de las fronteras entre las comunidades humanas.

 La frontera prima, aquella que ha marcado, en términos generales, los siglos de existencia humana, no ha sido aquella que separa los países, sino la que separa la tierra del cielo. De hecho en un primer momento nuestros antepasados vivían en un mundo determinado por una estructura verticalista, del arriba y el abajo.

Normalmente cuando analisamos el significado de frontera, en términos más abstractos, se nos vienen a la mente elementos imaginarios como lo es la religión. La religión ha sido la mayor estructurante de las  identidades colectivas, como la de Oriente y Occidente. Solemos pensar en cultura, civilización, costumbres, tradiciones, pero de lo que en realidad estamos hablando es de religión.

Otro elemento imaginario, que estructura los espacios invisibles, es la historia. La celebración de la memoria nunca había sido tan intensa como después de la Segunda Guerra Mundial. Se rescatan hechos históricos que quizás cuando sucedieron no tuvieron ninguna importancia para las sociedades de la época, pero que posteriormente se convirtieron en hitos que buscan construir, reconstruir o refortalecer fronteras; como en el conflicto por las islas Malvinas – Falkland, entre Argentina y Reino Unido.

Winken_ueber_die_Berliner_MauerCuando las fronteras son trazadas prácticamente desde el primer instante comienzan a diluirse, a causa de diversos factores, hasta desaparecer, reafirmarse o cambiar de rumbo. No solo en un contexto de economía de libre mercado. Podemos interpretar entonces que las fronteras no son estáticas ni permanentes.

 Para el antropólogo noruego Fredrik Barth las fronteras no tienen como objetivo oponerse a las diferencias, sino todo lo contrario. Si somos conscientes de las diferencias, es porque hemos trazado una frontera. Las diferencias son, entonces, el producto de las fronteras, y no al revés.

El ser humano, implicitamente, necesita delimitar fronteras. Necesitamos diferenciarnos de otros, y lo hacemos, en primera instancia, construyendo nuestro espacio personal. El filósofo británico John Stuart Mill lo resume de manera concluyente cuando retoma una antigua frase, “la libertad del individuo acaba donde empieza la libertad de los demás”, en su obra “Sobre la libertad”.

Para el sociólogo Zygmunt Bauman primero trazamos una frontera y luego  buscamos justificaciones para el hecho de que la frontera esté situada donde está. Las diferencias, especialmente aquellas que consideramos incompatibles, no hacen más que justificar el trazado de esta frontera. Bauman se pregunta que tipo de diferencias adquieren impartancia a causa de las fronteras que estamos trazando en este preciso instante, en otras palabras.

100809_davidtaylor-02_p465¿Qué hace que los seres humanos  estamos tan obsesionados con las fronteras? ¿Será ese el fruto de la esperanza desesperanzada de que podemos aislarnos contra los peligros, las amenazas, las poderosas e innominadas amenazas que llegan del exterior?

En síntesis, podríamos pensar que nuestra obsesión moderna con las fronteras se deriva del hecho de que tratamos de encontrar soluciones locales para problemas de origen global. Es una esperanza en vano, porque no hay soluciones locales para conflictos globales. Sólo hay soluciones globales para problemas globales.

Para el arquitecto israelí Eyal Weizman la frontera está en todas partes. Alrededor de cualquier persona que lleva impregnada en sí características ideológicas, culturales propias, en cada casa y edificio, en las puertas de los centros comerciales. La frontera está donde se encuentra uno, donde está la persona.

 Weizman sostiene que en la actualidad estamos ante una geografía cada vez más fragmentada, donde las fronteras políticas (borders) significan cada vez menos. Europa incluso se están librando de ellas. Sin embargo apenas conseguimos librarnos de lo que en inglés se conoce como border, aparece lo que se conoce como frontier: encontramos fronteras alrededor de cualquier ciudad, de cualquier casa, de cualquier espacio, hasta llegar a la absoluta atomización o pixelización del border.

 chinatownSi hay un lugar donde esta situación se maximiza es la ciudad. En la ciudad los extraños conviven todo el tiempo sin dejar de ser extraños. Conservan sus diferencias, y sin embargo, conviven. Para Bauman el desafío esta en que aceptar la diferencia puede ser un problema para el planeta, porque si pensamos en dimensiones planetarias todo es interdependiente y, al mismo tiempo, todo está en permanente conflicto. Sin embargo, si pasamos del nivel más elevado a otro nivel más llano, a la convivencia diaria con los extraños, podría ayudarnos a desarrollar el tipo de habilidades que se necesitarán para encontrar un lenguaje común, un diálogo entre diferentes lugares del planeta, diferentes poblaciones, diferentes naciones, diferentes razas, diferentes civilizaciones.

El estudio de las fronteras requiere de un profundo análisis y un riguroso  enfoque interdisciplinar. Es necesario interpretarlas y situarlas en su contexto  para ayudarnos a comprender la complejidad de las relaciones humanas y sus conflictos, en el presente.

Las fronteras son móviles y sin embargo están dibujadas en el terreno con precisión de centímetros. Son precisas, pero se inscriben en zonas que de un modo u otro las diluyen (Henri Dorion, geógrafo francés)

  

Fuentes
Exposición “Fronteras” CCCB, 03/05/2007-30/09/07 Barcelona
“Some Principles of Frontier Geography”. por Eyal Weizman. Forum de las Culturas 2004. Barcelona
Carajillo de la ciudad. Revista digital del Programa en Gestión de la Ciudad
 
Anuncios

1 Comment

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s